Etiquetas

, , , ,

Los mercados son conversaciones”

Manifiesto Cluetrain

Y la Biblia de las redes sociales tiene razón, también cuando dice que los mercados los componen seres humanos. De lo que ya no estoy tan seguro, y cada día menos, es de si esos mercados son los míos.Gurú

La vida de un Community Manager de provincias es diferente a la de las grandes ciudades. Me explico, leo o escucho a expertos de las megaurbes que invocan oraciones chamánicas con palabras como Long Tail, Prosumer o el mismísimo Cluetrain. Y la música me gusta, pero la letra no me acaba de convencer cuando me enfrento a mi entorno.

Todo me acaba sonando al  País de Muy, Muy Lejano….ese donde los clientes acuden a uno buscando el último grito en Social Media, aquel donde demandan presurosos que quieren hacer lo mismo que Weber Shandwick, pero mejor; donde las cuentas tienen 6, 5 e incluso 4 cifras. En definitiva, historias de lugares que bien podría ser el mítico Shangri-la.

El mercado de provincias es diferente a los que nos cuentan los gurús. Apenas hay grandes cuentas, el presupuesto es casi siempre muy reducido y las propuestas son más tentativas de introducción al medio que proyectos a nivel nacional o mundial. En este entorno, la labor más acuciante de un profesional Social Media es la evangelización. Entendiendo como tal la labor didáctica previa a cualquier atisbo de comercialización.

Debemos primero informar y formar al cliente y después escucharlo, dejando de tener como referencia los grandes proyectos que nos llegan desde los, por supuesto, grandes mercados, para plantear unos servicios asumibles y eficaces. El ingenio, la experiencia, el conocimiento en abstracto y en concreto del entorno y del cliente y el sentido común son nuestras armas para plantear trabajos adecuados a los que nos demandan.

Teniendo en cuenta que el 99% de las empresas españolas son PYMES, quizás convenga más que estemos atentos a aprender de lo que hacen los “humildes” que del uso de códigos QR de la última campaña de Diesel…aunque sea espectacular.

En eso estamos.